Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Enrique "Kike" Hernández recorre las bases luego de conectar un jonrón con las bases llenas en la tercera entrada contra los Cachorros de Chicago. (Matt Slocum)

Los Dodgers de Los Ángeles tuvieron que esperar 29 años para clasificar nuevamente a una Serie Mundial en el béisbol de las Grandes Ligas, y esta noche la novena puso fin a la sequía derrotando a los campeones del 2017, los Cachorros de Chicago, 11-1, en el quinto desafío de la serie de campeonato de la Liga Nacional.

Los Ángeles celebró un cetro nacional por última vez en la campaña de 1988, cuando derrotaron a los Atléticos de Oakland en cinco desafíos. Ahora los Dodgers, quienes hilvanaron una temporada dominante antes de tambalear en el último mes de la temporada regular, esperarán por el ganador del sexto choque de la serie de campeonato de la Liga Americana entre los Yankees de Nuva York y los Astros de Houston para conocer a su rival.

Los Yankees, quienes visitarán a los Astros esta noche, ostentan ventaja de 3-2 en la serie luego de ganar los últimos tres juegos de la serie de forma corrida.

El utility puertorriqueño Enrique "Kike" Hernández puso a la fanaticada de los Dodgers a gozar cuando conectó un jonrón solitario en la segunda entrada ante los envíos de José Quintana. El bambinazo aumentó la ventaja de Los Ángeles a 2-0, pero Hernández apenas comenzaba su espectacular noche ofensiva.

El pelotero, que pertenece a los Gigantes de Carolina en la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico (LBPRC), volvió a la carga en el tercer acto y desapareció la bola por el jardín derecho con las bases llenas, vuelacercas que prácicamente aseguró el triunfo de los Dodgers al despegarlos al son de 7-0. Hernández coronó su importante actuación con otro cuadrangular, esta vez de dos carreras, en la novena entrada. El boricua cerró la noche de 4-3, con tres jonrones, tres anotadas y la friolera de siete anotaciones remolcadas.

Chicago rayó una carrera en el cuarto episodio cuando Kris Bryant dio un jonrón solitario contra el as de los Dodgers, Clayton Kershaw.

Kershaw, precisamente, maniató la ofensiva de los Cachorros al apenas permitir tres inatrapables en seis entradas completas, al tiempo que ponchó a cinco. Kenta Maeda y Brandon Morrow se encargaron de darle continuidad a la labor de Kershaw al permitir un imparable entre ambos.

Los Ángeles registró la mejor marca global de las Mayores en la temporada regular, 104-58, pero a finales de la campaña entraron en una larga racha de 11 derrotas al hilo y 16 de 18 encuentros. Sin embargo, el conjunto regresó a la ruta ganadora al barrer a los Diamondbacks de Arizona en la serie divisional y al despachar a los Cachorros en cinco juegos.

Javier Báez se fue de 3-0 por los Cachorros.


💬Ver 0 comentarios