Entre las mejoras al lugar, estuvo la instalación de una nueva pizarra y grama. (horizontal-x3)
Entre las mejoras al lugar, estuvo la instalación de una nueva pizarra y grama. (Archivo / GFR Media)

Una visita para evaluar aspectos técnicos menores en el Estadio Hiram Bithorn, como comprobar que el alumbrado y el sistema de sonido están funcionando apropiadamente, será lo próximo en la agenda de Major League Baseball (MLB), que tan reciente como esta semana, inspeccionó el parque de la capital con miras a los dos partidos que se celebrarán en la Isla entre los Indios de Cleveland y los Mellizos de Minnesota.

Durante esa inspección, para la que vinieron a Puerto Rico tres oficiales de Grandes Ligas, las recomendaciones de mejoras fueron mínimas, considerando que ya el Municipio de San Juan había realizado arreglos sustanciales el legendario estadio antes de que la serie de dos partidos que estaba prevista para el 30 y 31 de mayo de 2016 fuera abruptamente cancelada.

Para esa fecha estaba programado que los Marlins de Miami y los Piratas de Pittsburgh se enfrentaran en Puerto Rico, pero los temores de la Asociación de Jugadores de Grandes Ligas respecto al posible contagio de los peloteros con el virus del zika por la epidemia que atravesaba el País para la época, obligaron a MLB a cancelar el evento.

No obstante, poco más de un año después del fiasco de la cancelación, MLB anunció a finales de junio de 2017 que Puerto Rico volverá a ver juegos de Grandes Ligas, cuando los Indios y Mellizos se midan aquí como parte de una serie corta al inicio de la campaña 2018.

De no surgir ningún escollo, la de 2018 vendrá a ser la quinta ocasión o temporada en que se celebran en la Isla partidos oficiales de Grandes Ligas, de temporada regular. En otras instancias ha habido juegos de exhibición. Pero el primer choque oficial fue en 2001 cuando los Azulejos de Toronto y los Vigilantes de Texas celebraron en el Bithorn el juego inaugural de la temporada 2001 de Grandes Ligas.

Luego, por dos años seguidos en 2003 y 2004, los Expos de Montreal actuaron como locales en San Juan jugando más de 40 juegos entre las dos temporadas.

La última vez que se vio béisbol de este nivel en Puerto Rico, fue en 2010 cuando los Marlins y los Mets de Nueva York chocaron en el Bithorn.

“Con las mejoras y todo lo que se le había hecho al parque para la serie que se canceló de los Piratas y los Marlins, -obviamente el terreno, la pizarra y los clubhouses- pues ellos están bien complacidos”, dijo Anaymir ‘Tuti’ Muñoz, presidenta de MB Sports, la firma promotora encargada del montaje de la serie localmente.

“En realidad vinieron a hacer una inspección ocular. Lo que son los salones de prensa, cuarto de los árbitros y todo, pasó con buenísimos ojos. Después va a haber una visita más técnica para hacer pruebas de luces y de sonido. Pero entendemos que no debe haber ningún problema”.

Muñoz explicó que se hicieron unas recomendaciones, pero entiende que la inversión del Municipio será mínima, por todos los arreglos que ya tiene el parque.

Millonaria la inversión pasada 

Según detalló el año pasado la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz, el Bithorn tuvo mejoras ascendentes a $3.3 millones, aunque en esa ocasión dijo que no toda esa inversión respondió directamente a los planes para celebrar aquí los juegos que eventualmente se cancelaron.

Muñoz dio que en esta ocasión se deben arreglar unos paneles oscuros para tapar el viento en el área de calentamiento de los lanzadores (bullpen), ya que estaban sueltos.

A pesar del malestar que causó en la Isla la suspensión de los partidos entre Marlins y Piratas en 2016, Muñoz expresó que el lado positivo es que las mejoras que ya se habían realizado al estadio, tiene a los promotores en un paso cómodo de cara al 2018. “En realidad es cuando más completo ha estado el estadio antes de un evento”, reconoció.

Es que, como suele suceder con eventos de esta envergadura, los trabajos de acondicionamiento en ocasiones se pueden extender hasta el último momento.

“La visita fue una inspección ordinaria que nosotros hacemos a todas las instalaciones (de MLB). Las estaremos haciendo periódicamente (al Bithorn) en los meses subsiguientes para atender por adelantado varios aspectos de logística para los juegos de la próxima temporada”, expresó por su parte, vía correo electrónico, John Blundell, vicepresidente de Comunicaciones de Grandes Ligas.

Muñoz indicó que aprovecharán esta temporada la atención y el ambiente que siempre se crea en torno a los juegos de ‘playoffs’, para impulsar la fase de mercadeo y promoción de la serie entre Cleveland y Minnesota en Puerto Rico.

Así mismo dijo que entiende que MLB hará su parte en Estados Unidos, específicamente en las ciudades sedes de estos dos equipos, con miras a atraer viajeros fanáticos a la Isla.

“Aunque son juegos de temporada regular, para MLB es un evento internacional, y ellos lo anuncian y lo promocionan”.

Múltiples mejoras 

Por otro lado, de acuerdo a la ejecutiva municipal, las mejoras realizadas para los juegos de Grandes Ligas en 2016, fueron en las góndolas ($317,105), los camerinos ($483,776), los dugouts ($36,000), y el alumbrado ($105,000), para una inversión de casi un millón de dólares ($941,881).

Otras mejoras previstas anteriormente según Cruz, fueron las realizadas al terreno ($1.1 millones). Esto incluyó la grama y el cobertizo que protege el diamante de juego, y toda la superficie del terreno para cuando se celebran otros eventos no relacionados al béisbol.

Así mismo, al estadio que ha sido utilizado para sobre 40 juegos de Grandes Ligas en los pasados 15 años, también se colocó una pantalla nueva a un costo de $1.28 millones. Todo lo anterior totaliza más de tres millones de dólares ($3,321,881).


💬Ver 0 comentarios