Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ford y Gosling ofrecen una buena química en la pantalla grande. (EFE) (horizontal-x3)
Ford y Gosling ofrecen una buena química en la pantalla grande. (EFE)

Al igual que la primera “Blade Runner”, largometraje de Ridley Scott que estrenó en el verano de 1982 pero cuya influencia aun se manifiesta en el género de la ciencia ficción y en el séptimo arte, “Blade Runner 2049” es un filme mucho más interesado en levantar interrogantes sobre lo que define la naturaleza humana y los parámetros de la mortalidad cuando se desafía el orden natural que en contestarlas. Sin embargo, uno de los misterios más grandes atados al estreno de esta nueva producción de Warner Brothers, que finalmente comienza a exhibirse hoy en Puerto Rico, es que exactamente convenció a un estudio de Hollywood a esperar 35 años para producir una secuela de una película que originalmente fracasó en la taquilla.

Aunque la contestación a esa pregunta en particular sea irrelevante, resulta importante celebrar y resaltar que el nuevo filme de Denny Villeneuve (“Arrival”, “Sicario”) es un riesgo comercial considerable que no sacrifica el arte de la creación de Ridley Scott para ser digerido para una nueva generación. Esta película es una obra cinematográfica maestra que retiene la curiosidad intelectual de las versiones subsiguientes de “Blade Runner” de Ridley Scott ( el “Director’s Cut” en 1991 y el “Final Cut” en 2007) con una voz artística muchos más definida y abarcadora. Eso son buenas noticias para los admiradores del primer filme y cualquiera que se considere un amante del cine. No obstante, el riesgo comercial se manifiesta en el espectador casual que se topará con un filme que es una joya audiovisual pero no tiene ningún reparo en el ritmo pausado para desarrollar una historia de detective que sucede en un futuro no muy lejano.

El que no haya visto el primer filme debe tener lo siguiente bien claro: en el universo de “Blade Runner” las ideas y la curiosidad filosófica detrás de la trama es mucho más relevante que si el detective interpretado por Ryan Gosling resuelve el caso que ha puesto su vida en riesgo. Esto es un credo artístico que Villeneuve parece haber heredado directamente de Ridley Scott. Afortunadamente para el público, este director y el guion de Michael Green y Hampton Fancher están interesados en que el desarrollo de la narrativa sea clara y que los misterios que provocan preguntas en el espectador no aterricen como caprichos superficiales. 

Esto comienza en los primeros minutos con un breve resumen de los elementos básicos del universo donde sucede la historia de este filme. Estamos en un futuro no muy lejano donde los humanos han entregado toda la responsabilidad de la fuerza laboral a una vida artificial denominados como replicantes. El que estos robots fueron diseñados para ser “más humanos que los humanos” fue lo que desató la trama del primer filme. Tres décadas más tarde, a pesar de haber creado replicantes que no pueden romper con su programación para obedecer órdenes, todavía hay la necesidad de tener “blade runners”, policías que se encargan de cazar y exterminar replicantes que han roto con su programación y tratan de vivir como humanos.  En esta ocasión, la historia se enfoca en el Agente K (Ryan Gosling) un “blade runner” que descubre un secreto que podría desatar una guerra violenta entre los humanos y la nueva generación de replicantes. Esto lo lanza en la búsqueda de Deckard (Harrison Ford), un “blade runner” que hace 30 años tuvo un reto similar al que el Agente K tiene que enfrentar ahora.

Si ese resumen de la trama no le parece lo suficientemente detallado, sepa que proteger los misterios centrales que expanden la primera película y los que que crea la narrativa nueva es esencial sobre todo cuando la trama en esta ocasión toma casi tres horas en llegar a su conclusión. A pesar de que el filme se beneficiaría de ser un poco más breve en ciertas historias secundarias, siguen habiendo cientos de razones para ver esta película en la pantalla más grande que tenga disponible. Entre ellas la mejor dirección de fotografía de la carrera destacada del cinematógrafo Roger Deakins (“Skyfall”, “No Country for Old Men”, “The Shawshank Redemption”), la partitura musical excepcional de Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch, el diseño de producción hipnótico y devastador de Dennis Gassner, otra interpretación impredecible que reafirma a Ryan Gosling como uno de los mejores actores de su generación y la mejor actuación de Harrison Ford en más de dos décadas. 

Aun con todo eso, el pilar artístico y la verdadera estrella de este filme es su director. La devoción de Dennis Villeneuve por los logros de Ridley Scott en el primer filme es clara desde el primer encuadre de esta película. Aún así, este cineasta se ha apropiado del universo de Balde Runner y ha convertido los conflictos esotéricos de el primer filme en una meditación sobre la memoria que balancea su intelecto con el impacto emocional de un corazón melancólico que late con fuerza mientras explora sus emociones. 

Seis datos

-Tanto la primera "Blade Runner" como esta secuela tienen como fuente la novela “Do Androids Dream of Electric Sheep?” de Philip K Dick. 

-Antes de esta secuela, la primera “Blade Runner” se ha proyectado en los cines con cuatro versiones diferentes. La primera es el "Theatrical Cut" que estrenó en el verano de 1982 y la primera variación fue el corte internacional que estreno ese mismo año. Luego el “Director's Cut” en 1992 y el “Final Cut” en el 2007.

-A pesar de que su personaje es clave para la última sección del filme, los productores tenían un plan de contingencia para realizar la secuela de “Blade Runner” sin la participación de Harrison Ford.

-Durante la filmación de una escena conflictiva entre Ford y Ryan Gosling, el intérprete de Deckard accidentalmente golpeó en la cara a su compañero de escena.

-Para el rol antagónico que Jared Leto interpreta en este filme, el director originalmente quería a David Bowie.

-Ridley Scott optó por no dirigir esta secuela para regresar a la franquicia de Alien, pero se mantuvo activo en esta secuela como uno de sus productores.


💬Ver 0 comentarios