(horizontal-x3)
(GFR Media/Archivo)

Las pérdidas que dejó a su paso el huracán María en la industria radial son millonarias, tanto en infraestructura como en ingresos. A un mes del fenómeno atmosférico, ejecutivos prevén que el restablecimiento supere los $20 millones. 

Según la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), existen 142 licencias de radio en la isla: 72 AM y 70 FM. En estos momentos, el 54% continúa fuera del aire y el 46% se mantiene arriba con generadores de energía que se alimentan de diésel y que les cuestan más del doble que la energía eléctrica.

“Los daños son enormes. Se calcula que se han perdido entre $10 millones y $20 millones únicamente en la industria radial y puede ser que se eleve mucho más, particularmente por el negocio que se ha perdido. En la medida en que la energía continúe siendo un problema se mantendrá alto el costo del diésel y la falta de anunciantes. Muchas de las emisoras están haciendo un esfuerzo increíble para sostenerse”, sostuvo Eduardo Rivero, vicepresidente de la Asociación de Radiodifusores de Puerto Rico.

No obstante, pese a los inconvenientes, Rivero confía en el espíritu de lucha del radiodifusor puertorriqueño.

“El radiodifusor es fuerte y se va a levantar, pero es importante que tenga la ayuda del gobierno federal y la colaboración de los clientes. La radio ha vivido huracanes, inundaciones, tragedias y siempre ha salido adelante”, señaló.

Añadió que “tras el paso del ciclón, radioemisoras en Lares, Mayagüez, Ponce y Coamo se han convertido en fuentes de luz, de cariño, de colaboración humanitaria. Ese es un ejemplo fidedigno de cómo se crece y se levanta, de cómo nos reinventamos y nos va a hacer mejor”.

Refuerza su liderato

“La radio llega primero”. Con este eslógan se promocionaba una radiodifusora en la década de los años 80 cuando la actividad radial competía con la de la televisión. Con el tiempo, la tecnología se impuso sobre todo entre la juventud.

Sin embargo, María nos dejó una lección para la historia: en medio de un Puerto Rico incomunicado, a oscuras y devastatdo, resurgió la radio AM como el único contacto con los sucesos del país, a la vez que sirve de enlace entre las familias tanto en el país como en el exterior.

WAPA Radio -con su sistema análogo- fue la única estación que permaneció en funciones durante y después del huracán. Eventualmente, se sumaron Radio Isla 1320 y WKAQ Radio 580.

“Las emisoras se convirtieron en los faros de la comunicación e información inmediata a nivel regional. Las personas llamaban para conocer si sus lugares de empleo abrirían o en dónde estaban ubicadas las facilidades médicas, porque no había internet ni sistema telefónico y el conocimiento da tranquilidad. Las estaciones radiales se transformaron en fuentes de luz, de cariño, de colaboración humanitaria. Ese es un ejemplo fidedigno de cómo se crece y se levanta un país, de cómo nos reinventamos y nos hace mejor. La electricidad depende de Energía Eléctrica (la Autoridad) y del plan del gobierno; esa es la promesa, que el 15 de diciembre habrá luz. Sería ideal y espero se cumpla, si no tendremos que seguir luchando con las plantas eléctricas”, confirmó el vicepresidente.

Rivero también destacó el renacimiento del radio de baterías y de autos para mantener informado al pueblo sobre la situación real del país. 

“Son oportunidades para que la gente sepa que su plan B se puede convertir en su plan A, pues no solo la señal se cayó en los celulares, sino en todas las comunicaciones, pero la radio se quedó de pie”, concluyó.

Por su parte, Jaime “Gogo” Soto, vicepresidente de Uno Radio Group, compartió que el huracán destruyó el techo y estructura de los estudios de Salsoul 99.1 en Caguas y fue necesario trasladar la transmisora a los estudios en Río Piedras.

“Ahora estamos en cadena con las otras tres emisoras: NotiUno, Fidelity y Hot 102. Básicamente dependemos de la infraestructura técnica de las diferentes torres transmisoras ubicadas en los montes de la isla que han sido impactadas, así como las microondas”, aseguró Soto.

Fuerte el impacto

“Las pérdidas han sido millonarias”, afirmó el ejecutivo y explicó las razones.

 “(Primero) El hecho de que Uno Radio Group tiene solo un producto al aire y la facturación es bien limitada. El otro impacto fuerte es por el daño físico por torres partidas, transmisores bajo agua, tenemos todos funcionando como generadores cuatro veces más costosos que la energía eléctrica, por el diésel energizando el estudio y el transmisor con plantas”, dijo.

El viernes, después del huracán, la estación fue al aire, pero bajo la directriz de utilizar la señal de NotiUno y “sacrificar” la programación regular por las noticias para beneficio de los radiooyentes.

La señal de la cadena, que agrupa cuatro emisoras y 16 retransmisoras volverá a la normalidad con la programación diaria a partir de la próxima semana.

 “Hemos ido activando gradualmente el talento. El lunes comienza ‘La Perrera de Salsoul’ con Alí Warrington, Erick Valcourt y Yamaris Latorre. Para el lunes siguiente, inicia ‘El show de Jessie y Bebé’, aunque Bebé Maldonado se unirá en dos o tres semanas”, según Soto.

Además, retoman “Happy Hour” con Normando Valentín, Keylla Hernández e Ivonne Orsini durante la primera semana de noviembre. Por su parte, “Agitando el show” con Sunshine Logroño y Fernando Arévalo todavía no tiene fecha de regreso.

“Entiendo que, contra viento y marea, para mitad de noviembre, todos los productos estarán al aire como si nada hubiese pasado; esa es nuestra meta”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios