Gabriel Hernández, al centro, junto a sus socios de la firma de servicios de contabilidad BDO, una de las principales empresas que maneja las cuentas de los  beneficiarios de estos incentivos. (horizontal-x3)
Gabriel Hernández, al centro, junto a sus socios de la firma de servicios de contabilidad BDO, una de las principales empresas que maneja las cuentas de los beneficiarios de estos incentivos. (Archivo / GFR Media)

Ante la devastadora realidad que vive el país por el paso del huracán María, el Servicio federal de Rentas Internas (IRS) otorgó una dispensa (Notice 2017-56) a los beneficiarios de la Ley 22 que residen en la isla para extenderles de 14 a un máximo de 117 días, los permitidos para que estén fuera del país debido a una emergencia.

Esta medida, que se emitió a unos cuatro días del evento atmosférico, le permitirá a cada beneficiario de esta ley regresar a su lugar de origen y permanecer allí por 117 días, sin que se vean afectadas las exenciones contributivas que dispone el decreto, como contar con un 100% de exención contributiva sobre determinados ingresos provenientes de dividendos e intereses y el 100% de exención contributiva sobre toda ganancia capital a largo plazo obtenida después de convertirse en nuevo residente.

El decreto original establece que los nuevos residentes deben pasar un mínimo de 183 días en Puerto Rico para poder recibir los beneficios de la ley. Ahora, con esta dispensa podrán pasar un máximo de 117 días fuera del país, en un periodo que va desde el 6 de septiembre hasta el 31 de diciembre. Ese tiempo se les acreditará al conteo de días correspondiente a su estadía en Puerto Rico.

Gabriel Hernández, socio fundador de la firma de servicios de contabilidad BDO y una de las principales empresas que maneja a beneficiarios de estos incentivos, afirmó que la rápida respuesta del IRS demuestra el respaldo que tienen estas leyes por parte de entidades federales.

Detalló como ejemplo que en el caso de una persona que en septiembre tenía 100 días acumulados y que pensaba quedarse el resto del año para acumular sus 183, automáticamente tiene 117 días adicionales que le cuentan como si estuviera en Puerto Rico aunque esté fuera, y que se suman a los que ya tenía acumulado.

“Dada la magnitud del desastre y el impacto que causó se movieron rápido, lo que demuestra un espaldarazo al programa. De lo contrario, esto hubiera sido muy problemático porque muchas de estas personas sufrieron daños en sus propiedades, también están sin luz y agua y más importante, no tienen comunicación ni internet”, explicó.

Según el experto en leyes contributivas, para estos individuos, tener internet y comunicación es vital para poder continuar trabajando desde Puerto Rico. Si estos servicios no están disponibles, sencillamente no pueden quedarse.

Hernández indicó que una buena parte de esa población ha decidido irse, principalmente por razones de negocios. Sin embargo, otros que han echado raíces aquí o se han mudado a la isla con sus familias y que tienen sus hijos en escuelas locales, han decidido quedarse aún durante la emergencia. “No tenemos ningún cliente que esté buscando asesoría para irse definitivamente a raíz de lo ocurrido con María. Todo lo contrario, muchos de ellos están organizando el envío de ayudas y la manera de contribuir a la recuperación de Puerto Rico”, afirmó.

No obstante, Hernández recordó que el tema de la falta de comunicación confiable en el país ha sido crítico para la decisión de quedarse o irse de muchos individuos y empresas extranjeras que se han establecido en Puerto Rico.

“Es vital que por lo menos antes del 31 de diciembre los temas de energía y comunicaciones estén bastante resueltos para que estas personas puedan regresar a Puerto Rico”, expresó.


💬Ver 0 comentarios