Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Central Palo Seco. (André Kang)

El Cuerpo de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico (CIAPR) se comprometió hoy a rendir entre el domingo y el lunes un informe que pudiera contestar una de las interrogantes ligadas a la operación de la planta Palo Seco: si alguna de sus cuatro unidades que operan con combustible Bunker C puede ser energizada mientras se repara la deteriorada estructura.

La gerencia de la Autoridad de Energía Eléctrica insiste en descartar esa posibilidad y hoy se mantuvieron firmes en esa posición. La corporación pública contrató a la empresa General Electric para que al costo de $4.9 millones haga las reparaciones necesarias en un plazo de cuatro a seis meses.

Sin embargo, a juzgar por las expresiones vertidas por legisladores de los tres partidos que participaron esta mañana en una vista ocular de la Comisión Conjunta de Alianzas Público Privadas, las probabilidades de que se energice Palo Seco mientras es reparada son remotas. 

Dos horas después de marcharse los legisladores, varias turbinas que operan con diesel dejaron de funcionar, provocando otro apagón en la zona metropolitana. 

Todos, en síntesis, coincidieron en que la corrosión arropa la termoeléctrica construida en la década del sesenta. Como dijo el senador popular Eduardo Bhatia, la vida útil de la planta ya pasó.

Al finalizar un recorrido, en parte del cual estuvo presidente el director ejecutivo de la corporación pública, Ricardo Ramos, los legisladores y el ingeniero Pablo Vázquez, presidente del CIAPR, atendieron la prensa. De entrada, Vázquez aclaró que mientras hablaba, técnicos del CIAPR todavía examinaban las calderas.

“Estamos viendo la condición física. Esas conexiones las tenemos que revisar y necesitamos los diseños. Necesitamos datos precisos de las calderas y toda esa información la vamos a trabajar durante el fin de semana”, dijo Vázquez. “Tendremos una opinión para el Senado de Puerto Rico y estaremos presentando nuestros hallazgos”.

En agosto, la AEE utilizó un informe de la compañía Island Structure Engineering para concluir que las vigas que sostienen las cuatro calderas están corroídas y presentan un peligro para los trabajadores. 

Vázquez subrayó que el documento que presentará el CIAPR representará una “evaluación objetiva” pero recordó que la gerencia de la AEE tiene la última palabra. Si bien el documento será firmado por Vázquez, no tendrán un sello profesional.

“Pero el de Island Structure no está certificado ni está sellado”, dijo.

El copresidente de la comisión, el senador Larry Seilhamer, no quiso opinar sobre si alguna de las calderas puede ser prendida mientras la General Electric repara la estructura. Su propuesta es que se pueda energizar mientras la AEE y otras compañías alcanzan otras metas: prender dos generadores traídos por la empresa Weston a Palo Seco, la AEE activa las centrales Cambalache y Aguirre y  se conectan con el norte líneas de transmisión que salen de las centrales del sur. 

Seilhamer sí tronó contra la gerencia de la AEE y General Eléctrica por no haber movido “una cuchara de hormigón” en la planta 16 días después de ser firmado el contrato el 3 de octubre.

“Son 16 días preciosos”, dijo. Ramos no estaba con el grupo de legisladores cuando Seilhamer notó la aparente lentitud de la compañía.

Por su parte, Bhatia apuntó a la cantidad de “problemas estructurales” y “una cantidad enorme de deterioro” en Palo Seco. 

“Es una planta que está bien malita”, dijo.

Fotos suministradas a este diario comprueban el grave deterioro en la planta. Según el representante José ‘Quiquito’ Meléndez, la estructura de la caldera 1 amenaza en caer sobre el cuarto de controles y la 3 se está inclinando hacia la 4.

“Si se prende podría tumbarla”, dijo.

Los legisladores independentistas Denis Márquez y Juan Dalmau coincidieron en el mal estado de la planta, pero insistieron en que la comisión tenga acceso a informes “internos” de la AEE que podrían refutar la posición de la gerencia.

En la planta Palo Seco también operan estarán instaladas seis turbinas que funcionan con gas y generan 21 megavatios cada una. Ayer sólo tres funcionaban y dos horas después de que los legisladores se marcharan, una falló, provocando que las otras dos también se apagaran.

Justo González, director de generación en la AEE, dijo antes de esa falla que un plan de mantenimiento ha dejado fuera de servicio a tres y que tan pronto como en una semana y media una pudiera ser prendida, teniendo cuatro en funcionamiento.

“Estamos dándole duro”, dijo.


💬Ver 0 comentarios