Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Optar por un dragado a perpetuidad tendría un costo de unos $8 millones a $12 millones anuales durante los 15 a 20 años que tomaría terminar los trabajos. (GFR MEDIA)

Ante la amenaza de que se repitan períodos de sequía como los que experimenta hoy Puerto Rico, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) favoreció este lunes el dragado de los embalses de Carraízo y La Plata para aumentar su capacidad de almacenamiento de agua.

Sin embargo, Mauricio Olaya, vicepresidente de Planificación Estratégica de la AAA, advirtió que el dragado que se realice debe ser a largo plazo para aumentar gradualmente el volumen de los embalses, y aminorar los costos de las obras.

“Una alternativa para mantener la capacidad a menor costo de un dragado puntual son los dragados de mantenimiento a perpetuidad. Esta estrategia permitiría mantener viables a largo plazo todos los embalses en Puerto Rico como la fuente principal de agua potable”, manifestó Olaya durante una vista pública del Senado en la que representó al presidente ejecutivo de la AAA, Alberto Lázaro.

“Establecer un programa de dragado a perpetuidad conlleva costos menores a realizar un único dragado. A la vez, permite dividir los costos en un período de 15 a 20 años”, resaltó.

A modo de ejemplo, Olaya dijo ante la Comisión senatorial de Corporaciones Públicas y Alianzas Público-Privadas que se podría dragar el embalse de Carraízo, o Loíza, como también se le conoce, alrededor de seis millones de metros cúbicos, lo que le añadiría entre 14 y 16 días de abasto. Este proceso tomaría dos años en completarse, y tendría un costo de unos $120 millones.

En cambio, optar por un dragado a perpetuidad tendría un costo de unos $8 millones a $12 millones anuales durante los 15 a 20 años que tomaría terminar los trabajos.

Sobre el embalse La Plata, el funcionario de la AAA indicó que resultaría viable dragar hasta 7 millones de metros cúbicos, que añadirían entre 10 y 12 días de abasto. El costo del dragado puntual podría ascender a $140 millones, y solo tramitar los permisos necesarios podría tomar hasta tres años.

El proceso de permisología para Carraízo sería más breve, pues ese embalse fue dragado entre 1997 y 1998, y ya existe una Declaración de Impacto Ambiental, dijo Olaya.

El vicepresidente de Planificación Estratégica de la AAA indicó al senador Ángel Rodríguez Otero, presidente de la comisión legislativa, que esa corporación pública estima que los dragados de mantenimiento a perpetuidad resultan ser la alternativa “más efectiva” en estos momentos para restaurar o mantener la capacidad de ambos embalses.

“Al momento de ejecutar los dragados antes descritos, la AAA incluirá el costo en su presupuesto de gastos operacionales, y en dicho momento, se determinará si los ingresos que se generan en virtud de la estructura tarifaria vigente son suficientes para cubrir los mismos”, comentó sobre la posibilidad de que esto provoque un alza en la tarifa de agua potable.

Las expresiones de Olaya surgieron momentos antes de que Lázaro confirmara que el miércoles inicia un plan de racionamiento para los abonados que se suplen del embalse de Carraízo debido a la intensa sequía que aqueja al país.

Los embalses de Carraízo y La Plata constituyen la fuente principal de agua para la zona metropolitana al proveer el 60% del agua de la región. En combinación, ambos embalses suplen cerca de 170 millones de galones diarios de agua a las planas de filtración Sergio Cuevas y Enrique Ortega.

La sedimentación de los embalses, que se exacerba durante episodios de intensas lluvias, les resta capacidad de abastecimiento de agua. Se estima que, cada 10 años, el embalse de Carraízo pierde 11% de su capacidad residual, y La Plata, alrededor de 7% en ese mismo período.

El volumen actual del embalse Carraízo es de 14.53 millones de metros cúbicos, lo que representa una pérdida de 46% de su capacidad inicial. La capacidad de La Plata es de 29.03 millones de metros cúbicos, lo que constituye una baja de 22% de su volumen original.

Al igual que la AAA, la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen Guerrero, destacó durante la vista que existen alternativas más costoeficientes que el dragado para atender el problema de sedimentación de los embalses.

La funcionaria dijo en un memorial escrito que, a finales del mes pasado, la agencia presentó el Plan de Reforestación de las Cuencas Hidrográficas de Puerto Rico mediante el cual promoverán prioritariamente la siembra de árboles en las cuencas que producen agua para los embalses del país.

“La importancia de este plan es que se reforestará continuamente en lugares estratégicos donde se ayude a proteger los suelos y el agua, recordando que los bosques son fábricas de agua. De esa manera, buscamos reducir la erosión y sedimentación de los embalses y aguas abajo hasta llegar a los arrecifes de coral”, puntualizó Guerrero.


💬Ver 0 comentarios