Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz. (GFR Media/Archivo)

Los presidentes legislativos, Thomas Rivera Schatz y Carlos 'Johnny' Méndez, le cursaron hoy, jueves, una carta al administrador de la Administración de Servicios Generales (ASG) exigiéndole información detallada sobre cuáles senadores se beneficiaron de la oportunidad de abastecer sus vehículos privados con combustible para supuestamente hacer labor relacionada al paso del huracán María.

Específicamente, Rivera Schatz y Méndez piden saber quién autorizó el despacho del combustible y cómo se transmitió esa orden. Además, qué senadores solicitaron combustible, su propósito, la descripción del vehículo abastecido con fecha y hora.

También quieren saber la cantidad de combustible despachado y el nombre de los empleados de la ASG que abastecieron los vehículos.

El Nuevo Día tuvo acceso a la carta de Rivera Schatz.

Precisamente el martes el secretario de la gobernación, William Villafañe, adjudicó al jefe de la ASG, Miguel Encarnación, la responsabilidad de determinar cuáles funcionarios y para qué fines estaban autorizados para obtener gasolina de la ASG. Rivera Schatz y Carlos ‘Johnny’ Méndez indicaron ese martes, en entrevistas por separado, que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares había dado la autorización.

Hoy, por segundo día seguido, Encarnación no ha estado disponible para dar entrevistas sobre el tema. Sin embargo, ayer proveyó una lista de 40 representantes y 18 senadores que abastecieron vehículos en la ASG. Ese día no precisó ni la frecuencia ni la cantidad de combustible despachado.

En declaraciones escritas -nuevamente- difundidas hoy, Encarnación dice que no tiene el desglose de cuánto combustible se despachó a cada legislador debido a que por las fallas sufridas por Evertec, no tiene sistema y se están revisando las facturas una a una.

Indicó que para que la gasolina consumida por los legisladores pueda ser reembolsada a la ASG, tendrán que evidenciar a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) que el uso que le dieron al combustible fue justificado. De no ser así, los legisladores tendrían que pagar la gasolina de su propio bolsillo.

“Como algunos han hecho ya”, dijo Encarnación.

“Una vez tengamos el informe final con los desgloses de los que estaremos facturando y otra información pertinente, se le someterá a la mayor brevedad”, dijo el titular.  “Pero queremos ser enfáticos que muchos legisladores y otros funcionarios públicos estaban realizando labores de emergencia y ayuda para sus constituyentes”.

La ASG cuenta con cinco estaciones de gasolina.  Según dijo Encarnación en su declaración, como resultado del huracán María, la demanda en las estaciones de la ASG se triplicó con un promedio diario de 700 vehículos. 


💬Ver 0 comentarios