Salud altera el protocolo para verificar la calidad del agua (semisquare-x3)
Las pruebas químicas del agua potable que se realizan como parte de los controles de calidad han sido postergadas hasta que se logre tener una normalidad en términos del suplido de agua. (Archivo / GFR Media)

El proceso con el cual el Departamento de Salud corrobora que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) cumple con estándares estatales y federales de calidad de agua sufrió cambios “dramáticos” luego del ciclón, reconoció ayer el ingeniero Javier Torres, director de la División de Agua Potable de Salud.

Atribuyó la situación a las limitaciones en las telecomunicaciones y el servicio eléctrico causadas por el embate del huracán María, además de los problemas que enfrenta personal de esa agencia para transportarse a plantas de la AAA para realizar cotejos.

Asimismo, mencionó que las pruebas químicas del agua potable que se realizan como parte de los controles de calidad “han sido postergadas hasta que se logre tener una normalidad en términos del suplido de agua”.

 Sin embargo, Torres dijo no estar preocupado por el asunto, pues -según indicó- el agua potable de la AAA cuenta con un historial de cumplimiento en este renglón.

“Así puedo dejar que la Autoridad dedique esfuerzos a los oasis, los llenaderos, que son los que están supliendo agua a la población”, expresó. Las pruebas químicas giran en torno a unos 120 parámetros, incluyendo presencia de metales como plomo.

Empero, la directora de cumplimiento de la AAA, Irma López, ofreció otra versión y aseguró que los análisis químicos no pueden completarse en su totalidad en estos momentos, pues algunos se realizan en residencias donde actualmente no hay servicio. “Otras, que se hacen a la salida de las plantas, se van a estar realizando según requerido”, afirmó. 

El presidente de la AAA, Elí Díaz Atienza, indicó, en entrevista con El Nuevo Día, que la corporación pública contrató los laboratorios Eqlab y Altol Chemical Environmental Laboratory para la realización de los análisis químicos. Ello, debido a los daños que el huracán María provocó en dos de los tres laboratorios internos de la AAA, ubicados en Caguas y Arecibo.

Eqlab, así como el laboratorio de la AAA en Mayagüez, continuarán realizando las evaluaciones microbiológicas, que -para Torres- tiene prioridad por la situación que atraviesa Puerto Rico tras el impacto del ciclón. 

A través de esas pruebas, pueden evitarse brotes de gastritis y gastroenteritis, entre otros, abundó el ingeniero.

Hasta este momento, aseguró Torres, solo se ha recibido un muestreo con un resultado irregular luego de María, pero “se tomaron seguimientos y salieronnegativos”.

Al cierre de esta edición, Salud no ofreció la información adicional solicitada sobre este caso.

“Todo está marchando, desde el punto de vista de PRASA (AAA), en control y la precaución que se tiene que tener”, apuntó.

Torres, sin embargo, insistió en la necesidad de hervir el agua que sea utilizada para consumo, sin importar la fuente de donde se obtenga.

 “Tienen que tener precaución de donde la recogen y en donde la depositan. Puedo ser un poco irresponsable si utilizo como recipientes, por ejemplo, galones de pintura que no limpié”, mencionó. Otra recomendación es echar ocho gotas de cloro típico, sin aditivos, en cada galón de agua.

“Las personas tienen que tener mucho cuidado de dónde están colectando el agua. Hay características que tenemos que ver, como olor, color. Si esas cosas se ven anormales, no ingiera esa agua”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios