Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

A hervir el agua por la salud

Muchas personas me han preguntado por qué deben hervir el agua varios días después que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados(AAA) reanude el servicio, como lo pide el secretario de Salud y la propia AAA. Estas personas me indican que el agua provista por la AAA ya está desinfectada y hervir el agua está de más.

Lo primero que debemos aclarar es que en efecto el agua que sale de las plantas potabilizadoras recibieron tratamiento y están desinfectadas con cloro. Es más, al agua se le aplica un poco más de cloro para que mantenga un residual que disponga de encuentros incidentales con patógenos en el sistema de distribución. Sin embargo, existen tres razones para hervir el agua bajo las condiciones que estamos viviendo después del huracán María.

En primer lugar, cuando la AAA interrumpe el servicio de agua, el agua contaminada alrededor de los tubos de agua potable entra a la tubería a través de los hoyos y/o juntas desgastadas entre un segmento de tubo y otro. Recuerden que la tubería de agua potable en Puerto Rico es antigua. En la mayoría de los casos tiene entre 60 y 70 años de uso. La propia autoridad admite que pierde el 55% del agua que produce en el sistema de distribución. Cuando se corta el servicio de agua o cuando baja la presión se invierte el flujo de agua contaminada al interior. Imagínese un colador. Si arroja un líquido fluye hacia afuera. Si ese mismo colador lo sumerge parcialmente en un líquido, ese líquido fluirá hacia dentro.

El cloro residual no puede con este empuje. Por lo tanto, como medida preventiva, es necesario hervir el agua por tres días después de la reanudación del servicio o cada vez que note una baja en presión.

En segundo lugar, cuando se reanuda el servicio, ese primer chorro de agua revuelca el sedimento depositado en la parte inferior del tubo y desprende la costra de crecimientos biológicos que se forman alrededor del tubo. Tanto el sedimento asentado, como estos crecimientos biológicos pueden albergar patógenos. De nuevo, el cloro residual no es suficiente para controlar los patógenos en estos casos.

En tercer lugar, las lluvias torrenciales y persistentes asociadas con el paso de un huracán, arrastran mucho sedimento a los cuerpos de agua. Poe eso vemos nuestras quebradas y nuestros ríos achocolatados. Muchas veces la cantidad de sedimentos es tal que los filtros de las plantas de la AAA se anulan. En esas condiciones la AAA corta el suministro de agua. También surge la situación que el agua no sale turbia de la planta pero sí llega como nublada. Eso significa que el agua contiene partículas muy pequeñas que evitan que sea totalmente transparente. ¿Qué pasa? Los patógenos se esconden en esas partículas microscópicas y afectan la eficiencia de la desinfección. Por lo tanto, si el agua esta nublada, deben hervirla también.

Otro asunto que constituye una amenaza a la salud pública son los desbordes de alcantarillados sanitarios y desvíos de estaciones de bomba y plantas de tratamiento de aguas usadas debido a la falta de energía eléctrica. La AAA cuenta con 600 estaciones de bombas y 51 plantas de tratamiento de aguas usadas. Me llegó información que 18 plantas de tratamiento están fuera de servicio y por lo tanto están descargando aguas usadas directamente a los cuerpos de agua. Estos desvíos y el probable desborde de pozos sépticos aumentan dramáticamente el nivel de patógenos en los cuerpos de agua. Las personas que acuden a los cuerpos de agua a buscar el preciado líquido deben tener mucha precaución de hervir o desinfectar el agua antes de ingerirla, cepillarse los dientes, lavarse la boca o cocinar. Los banñs y el lavado de ropa en estos cuerpos de agua pueden ser muy peligrosos.

Las aguas de nuestros ríos y nuestras quebradas, eventualmente, llegan a nuestras costas. Por las situaciones antes descritas debemos de abstenernos de ir a la playa hasta que la Junta de Calidad Ambiental tome muestras y determine que son aptas para el baño. A izar desde ya las banderas amarillas.

Les invito a tomar estas medidas cautelares para proteger nuestra salud en estos días difíciles.

Otras columnas de Carl Soderberg

jueves, 12 de octubre de 2017

A hervir el agua por la salud

Carl Soderberg explica la importancia de hervir el agua antes de usarla como una medida salubrista en los días después del huracán

sábado, 16 de septiembre de 2017

A encarar el clima extremo

El exdirector de la EPA en el Caribe, Carl Soderberg, señala cómo el gobierno y la ciudadanía debe prepararse para los fenómenos atmosféricos, cada vez más bruscos

jueves, 10 de agosto de 2017

Contaminación atmosférica y salud

El exdirector de la EPA en el Caribe, Carl Soderberg, pasa revista sobre la contaminación del aire, mal que cobra millones de vidas anualmente.

💬Ver 0 comentarios