Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Simplemente Rafita

Se contaban con los dedos de una mano los chicos provenientes de la Redacción de El Día, nacido en Ponce en 1909 con el nombre de El Diario de Puerto Rico, que ingresaron en El Nuevo Día, en mayo de 1970, con Antonio Luis Ferré como propietario y Carlos Castañeda de Director, luego de adquirirlo de manos de su padre en 1968, al ser este electo gobernador.

Uno de esos pioneros fue Rafael Carrasquillo Correa, fallecido el viernes a los 83 años, en Clearmont, Florida, en donde vivía con Lydia Díaz, su segunda esposa.

Al principio de su carrera, Rafita sobresalió como operador de télex, aprovechando su velocidad y coordinación de dedos sobre el teclado; pero bajo el mando de Rai García, primer Editor de Deportes de END, debutó como cronista hípico, dándole un toque especial a sus Selecciones con comentarios cortos y chispeantes al lado del nombre de cada ejemplar, tales como ‘imposible olvidarlo’, ‘no lo tire al saco’ ‘es el que hay que vencer’, entre otros.

Sin embargo, con el tiempo, a Rafita le fue permitido analizar en la radio, siendo WIAC su estación radial primeriza y preferida; dándose a la tarea de plasmar el Consenso, que aún existe, y que suma los puntos de otros cronistas acerca de los favoritos de cada carrera para guía extra de los apostadores.

O sea, Rafita le hacía una radiografía constante al hipismo puerorriqueño y del exterior, particularmente con el Clásico del Caribe, creado en 1966 por Abelardo Ruiz Suria y Ramón Llobet, Jr., que originalmente era con campeones de tres años de Venezuela, México, Panamá y PR.

De hecho, él acudía casi siempre a la Triple Corona en USA, aprovechando el destaque de los jockeys boricuas Eddie Belmont, Junior Cordero y Macuco Vargas, reseñando la coronación inolvidable de Secretariat en 1973, en compañía del fotógrafo Luis Ramos, quien con su cámara mágica hizo la instantánea legendaria en que cruzó la meta del Belmont Stakes con ventaja de 31 cuerpos y Ron Turcotte en la silla.

Sin embargo, al margen de su función periodística, Rafita fue líder laboral, siendo el primer presidente de la Unión de END, adscrita a la Steeleworkers, que aquí presidía Carlos Juan Cintrón, que había ocupado la alcaldía ponceña en los sesenta.

En la época gloriosa de las maquinillas y sin teléfonos móviles, era tediosa la labor de Rafita, que asistía al hipódromo El Comandante, en Carolina y Canóvanas, compilaba los desenlaces de los eventos, volvía al periódico y daba vida a sus crónicas

Por ser hombre de la calle, Rafita era muy querido por sus compañeros, ayudando siempre a que fuesen empleados bonafide de END en el menor tiempo posible, manteniendo relaciones estrechas y cordiales con la gerencia, y sellando su personalidad con una sonrisa fácil y genuina; y por eso le recordamos como uno de los pilares de este medio escrito que ahora lucha en el universo cibernético y que nunca debería olvidar a sus precursores que comían tinta sin indigestarse.

Otras columnas de Chu García

miércoles, 18 de octubre de 2017

De oro la tenacidad de Beta

Su nombre completo es común: José Betancourt Rosario, pero en el mundo deportivo es conocido como Beta, y es desde los ochenta uno de los atletas de corte olímpico más popular de Puerto Rico por su tenacidad y popularidad.

💬Ver 0 comentarios