Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Actualmente la velocidad media se sitúa en torno a los 28.6 Mbps. (AP)

La velocidad de banda ancha en internet se mide en megabit por segundo (Mbps), que se refiere a la cantidad de información digital que se puede transmitir en un segundo.

De acuerdo con el Informe sobre el Estado de Internet del primer trimestre de 2017, la velocidad media se sitúa en torno a los 28.6 Mbps, lo que disminuyó un 1.7% con respecto al año anterior.

Sin embargo, una nueva tecnología, desarrollada por el University College de Londres, la cual es financiada por el Programa UNLOC EPSRC y Huawei Technologies, podría revolucionar la velocidad de banda ancha.

Y es que según pruebas llevadas a cabo en Reino Unido, entre dos centros de investigación ubicados a más de 62 millas de distancia, se pueden alcanzar hasta 10,000 Mbps.

Sezer Erkilinç, líder del proyecto, explicó en un comunicado que “para el año 2025, las velocidades promedio deberán ser más de 100 veces mayores, para satisfacer las crecientes demandas de aplicaciones que requieren mucho ancho de banda, como video de ultra alta definición, juegos en línea e Internet de las cosas”.

El estudio fue publicado en Nature Communications, y ahí se explica cómo los expertos desarrollaron un nuevo receptor simplificado, para ser utilizado en redes de acceso óptico, es decir, los enlaces que conectan a internet.

Todo fue gracias a un nuevo receptor que maximiza la capacidad de los enlaces de fibra óptica, el cual transmite los datos usando diferentes longitudes de onda o colores de luz.

Polina Bayvel, coautora del estudio, señaló que idealmente dedicarían una longitud de onda a cada suscriptor para evitar el intercambio de ancho de banda entre los usuarios. “Aunque esto ya es posible usando elementos altamente sensibles al hardware, conocidos como receptores coherentes, se trata de dispositivos caros y solo viables, en términos financieros, en redes centrales que unen países y ciudades”, indicó.

Sin embargo, el nuevo receptor conserva muchas de las ventajas de los receptores coherentes, pero es más simple, más barato y más pequeño, y solo requiere una cuarta parte de los detectores utilizados en los receptores convencionales, según revela el portal Quo.

Cabe señalar que el dispositivo fue probado en una red de fibra oscura instalada entre Telehouse (este de Londres), UCL (centro de Londres) y Powergate (oeste de Londres).

El equipo envió satisfactoriamente a ocho usuarios que pudieron descargar / cargar a una velocidad de al menos 10 Gb / s. Esto es más de 30 veces más rápido que la banda ancha más rápida disponible en el Reino Unido.


💬Ver 0 comentarios